Sin categoría

“Si queremos cambiar el mundo lo tenemos que hacer con nuestras propias manos”

¿Quién es Noemí Fuster?

Es una pregunta muy complicada. Noemí es una microbióloga cuyos estudios le acabaron llevando a África. Fundó su primera ONG en 2008, “África Stop Malaria”, – que actualmente lleva 10 años en funcionamiento- y a partir de ese momento su vida se decantó por la cooperación.

Fue una decisión importante …

¡Totalmente! Fue cuando decidí formarme en comunicación cosa que me permite, a día de hoy, tomar directamente las decisiones. Puedo mostrar a la gente qué se está haciendo, cómo se hace y, lo más importante en este sector, qué personas hay detrás de cada entidad. Detalles imprescindibles para que las personas se vinculen más a proyectos de esta índole.

¿Por qué decides pasar a dedicarte a la gente y abandonar la investigación?

Me di cuenta que la vida académica tenía muchos beneficios para la sociedad  pero al mismo tiempo le daba la espalda. No se está comunicando lo que se está haciendo. La gente no entiende qué hacen los científicos encerrados en un laboratorio y, al mismo tiempo, eso hace que cueste mucho más conseguir recursos.

Entonces ¿Qué te llevó a fundar BonDiaMon?

Después de la creación de esta pequeña ONG, “África Stop Malaria”, me rodeé de muchas más que, casualmente, todas tenían el mismo problema: falta de comunicación. Entonces, decidí echarles una mano creando el canal de YouTube  para intentar que estas pequeñas entidades tuviesen cierta visibilidad a coste 0. Ese fue nuestro principio.

Para los que aún no os conozcan ¿Qué es BonDiaMon? ¿Cómo nace?

BonDiaMon es una pequeña ONG que nace siendo un canal de YouTube, precisamente con un vídeo hablando sobre la Malaria. En nuestro caso, crecimos tanto  en aquél primer año de vida, que rápidamente apostamos por hacer nuestro primer documental: “Mi nombre no es refugiado”; documental en el que, por cierto, in-best-ers también está implicado. Y, viendo el potencial que teníamos, ese fue el motivo que nos llevó a ayudar a dar visibilidad a esas pequeñas oenegés.

¿Cuál es tu relación con África? ¿Por qué África?

¿Por qué no?. Hablamos de África, pero en el canal de YouTube han salido entidades de todo el mundo: Perú, India, Grecia, .… La idea es que seamos globales. Nuestro lema es “Positive World Impact”. Como con “África Stop Malaria” llevábamos muchos años yendo a África, nos era mucho más cómodo empezar desde allí para luego expandirnos.

¿Cómo nace “África Stop Malaria”? 

Este proyecto salió de una idea que tuvimos con un amigo, hace 10 años, de una forma muy sencilla: fuimos a conocer un país que sabíamos que tenía un grave problema con la Malaria. Es una enfermedad que la sufren muchas personas pero, en cambio, sabemos que se puede prevenir y se puede curar; por lo que no nos entraba en la cabeza que, existiendo una solución, esta enfermedad parasitaria siguiese avanzando.

¿Cómo fue aquél primer viaje a Gambia?

 Viajamos por turismo pero ya aprovechamos para bajar las primeras mosquiteras que ayudan, lógicamente, a prevenir la picada. Sí, es algo tan sencillo como una mosquitera. Algo tan simple está salvando muchas vidas a diario.  Precisamente, a partir de ese viaje, se empezaron a unir a nosotros más y más voluntarios, gracias a las redes sociales.

Hasta la fecha ¿Qué respuesta conseguís de las empresas privadas a las que te diriges para conseguir fondos?

 Al tener gasto 0, no podemos dedicarle tanto tiempo como querríamos. Ese es uno de nuestros hándicaps. Pero es verdad que, el ir a tocar la puerta de empresas para captar fondos, no lo tenemos bien trabajado. Cabe destacar, eso sí, que con las pocas que hemos podido contactar la respuesta ha sido muy positiva. Estamos seguros que, en 2019, éste será una de las líneas que nos tocará trabajar más.

¡No estás sola! ¿Quiénes son Ari y Aitor?

Ari Folgueira y Aitor Acordagoitia son una parte esencial de BonDiaMon. Ellos son quienes han hecho que el proyecto se pueda profesionalizar. Yo soy microbióloga y empecé haciendo un canal de YouTube pero el canal no lo es todo. Necesitamos tener nuestra propia voz, nuestra propia cara y que ésta sea bonita. Es por eso que necesitamos fotos de calidad y vídeos profesionales. Hay que entender que todo ese material no se hace solo. Grandes profesionales están detrás.

Como nos has comentado antes, también tenéis voluntarios.

¡Así es! Otra de nuestras funciones es, con la ayuda de voluntarios, la cooperación internacional. Si queremos cambiar el mundo lo tenemos que hacer con nuestras propias manos, no nos queda otra opción.

Habéis estando en Grecia … origen del documental “Mi nombre no es refugiado”. Háblanos de él.

Fue nuestro primer documental. Queríamos celebrar de alguna manera el primer aniversario y nos propusimos dar respuesta a la pregunta que más nos hacen: ¿Cómo puedo ayudar a las personas refugiadas? Más allá de las grandes ONG’s, como lo es “OpenArms”, nosotros no conocíamos a ninguna entidad pequeña que trabajase en el terreno, dado que son éstas las que nosotros defendemos…De ahí salió la iniciativa de viajar a Grecia, conocerlas y sacar el documental hacia delante.

¿Por qué zonas estuvisteis grabando?

Estuvimos en Atenas, Polikastro y Tesalónica. Fue una semana muy intensa, que pudo ver la luz gracias a un crowdfunding en Verkami. Por ese motivo, mucha de la gente que nos ayudó ahora ha podido salir en los créditos del documental.

¿Qué ha significado para vosotros?

Cada vez que lo vemos nos salta alguna lagrimita. Fue un cambio en nuestras vidas. Entendimos la realidad de las personas que vienen buscando refugio. Nos dimos cuenta que hay cosas que tienen que cambiar, empezando, y de ahí viene el titulo del documental, por algo tan simple como dejar claro que el nombre de esas personas no es “refugiado” o “refugiada,”. También tienen un nombre y un apellido. Son personas.

¿Qué habéis sacado de este proyecto? ¿Qué os lleváis?

Gracias a este tremendo trabajo nuestra familia se ha ido extendiendo por Siria, Grecia y Alemania. Muchos de ellos ahora están viviendo en esos países y están dando las gracias a Europa. Entonces, sabiendo cómo se les ha tratado y en qué condiciones han estado, o están, que den gracias a Europa da mucho en que pensar.

Intentemos poner cara alguna persona que sale en el documental.

Bassam es un padre de familia que, durante una de las entrevistas, tenía a su hijo, Mohammed, como traductor. Besam solo hablaba árabe y Mohammed nos lo traducía al inglés. En el momento que el padre recordaba todo lo que habían vivido en Siria, el niño lo tenía que traducir. Fueron minutos muy duros para todos. Veías la mirada perdida en aquel niño enfrentándose al recuerdo de pesadillas y, a la vez, intentando gestionar sus emociones.

Nos invitaron a tomar el té, cosa que aprovechamos para abrir Google Maps y enseñarles donde vivimos nosotros. Al poco, ellos nos señalaron su pueblo en el mapa y, buscando imágenes en Google, sólo nos aparecían fotografías del Dáesh, del Estado Islámico decapitando personas. Rápidamente, las sacamos y puse en el Maps la ubicación del pueblo; a lo que nos empezaron a indicar : “Aquí, está, estaba nuestra casa; el colegio de los niños …” Incluso nos mostraron la ruta que hacían los niños, a diario, para evitar pasar por la rotonda en la que ISIS decapitaba cada día a personas.  En ese momento nos dimos cuenta que es real, que está pasando y sucede no muy lejos de donde nos encontramos, a unas horas en avión.

No podemos girarles la cara. Están pasando cosas muy graves. Lo más importante es que se pueden hacer cosas, hay soluciones ¡Hay alternativas! Solo tenemos que tomar conciencia.

¿Qué más proyectos tenéis en marcha?

Ahora tenemos otro documental que aún no sabemos como se llamará. Está en pleno proceso de producción. Está siendo todo un reto personal. Realmente te das cuenta que el problema de la inmigración toca muchos ámbitos diferentes y no es tan sencillo como parece. La respuesta (y la solución) a por qué  las personas no se quedan en sus países de origen, se forman allá y, desde allá, desarrollan su proceso vital, no es fácil. Para este 2019 queremos definir el enfoque del mensaje que haremos llegar a los colegios de Gambia.

¿Cómo mantienes la fe en el prójimo? 

¡Es muy sencillo! De hecho, el primer vídeo de BonDiaMon fue hacer un vídeo para que la gente viese que alguien hablaba de eso (la Malaria) y mejorar el posicionamiento del tema en Google. Hice el vídeo y pensé “vale, hasta aquí”, pero al subirlo a internet la repercusión que se generó fue increíble. A raíz de la lluvia de e-mails que recibí, descubrí que hay muchísima gente haciendo cosas buenas. Nosotros explicamos/damos visibilidad aquello que el setting  no cubre.

Sois una ONG que no sólo impulsáis proyectos propios sino que también hacéis visibles pequeñas ONG’s : comunicación social en positivo ¿Es posible?

Es posible. Simplemente es decir “okey, hay muy muchos problemas, pero muchos de ellos tienen solución”. Entonces, nosotros lo que hacemos es exponer el problema y dar una posible solución, conjuntamente con la organización que lo esté llevando a cabo. El objetivo es difundir lo que se va hacer y, si hay una persona interesada en echar una mano, que ésta pueda ponerse en contacto con los responsables del proyecto para empezar a trabajar lo antes posible.

No nos olvidemos que también trabajas en la Federación de familias monoparentales de Barcelona.

Al estar muy conectada a temas sociales, y debido a que vengo de una familia monoparental  (mi madre me crió sola), decidí empezar a trabajar en la Federación. Entonces entiendo, de primera mano, lo que están viviendo los niños de estas familias. Entender es esencial para poder ayudar. Sin empatía, sin conexión, no hay nada. Mi función es coordinar todas las tareas, trabajos, ayudas, actividades, talleres, donaciones de alimentos, intercambios de ropa, … También atendemos aquellos que necesitan ayuda psicológica y jurídica y tenemos un servicio de guardería que se llama “Racó Infantil”. Es importante que las madres puedan, a nivel personal, tener tiempo propio para ir a trabajar, buscar trabajo, estudiar, lo que necesiten.

Incluso ellas generan actividades …

Claro, esa es la finalidad. Que se hagan suyo el espacio, ya que ellas son el público, el motor y el corazón de la Federación. Entonces van surgiendo cositas; como se ha dado el caso que una trae una maquina de coser, la otra un ordenador portátil, otra ofrece un taller de costura … Y, en ese momento, te das cuenta que lo único que hacemos nosotros es ceder el espacio. Sólo necesitan acogida, porque ellas iniciativa, fuerza y voluntad tienen de sobras.

Vives y trabajas por y para la gente  … ¿ Qué piensas cuando estás en casa reflexionando sobre todo lo que haces? ¿Qué conclusiones sacas?

Que he aprendido o, mejor dicho, que me he dado cuenta de la importancia de la conexión entre las personas. El poder conectar tanto con una persona que no habla tu mismo idioma, como con otra que es de otra generación completamente diferente, porque también hago clases de inglés a gente mayor. El aprender a conectar con todas ellas no te lo enseñan en ningún sitio … Eso se aprende conociendo otras culturas, aprendiendo mandinga, hablar con personas que han dormido en la calle esa misma noche, … Eso es lo que, verdaderamente, te enriquece, te hace crecer como persona.

¿Te arrepientes de algo?

 No. Tal vez tener un poco más de tiempo para la gente que está más cerca. Buen propósito para el 2019.

¿Cómo conociste a in-best-ers?

Gracias a Josep Maldonado, presidente de Esport Solidari Internacional (ESI), en una cena solidaria. Él me puso en contacto con ellos, vi que la gente de in-best-ers era increíble y pensé ¿Dónde estaba toda esta gente escondida? Y te das cuenta, como bien decía antes, que el mundo está lleno de gente maravillosa haciendo cosas extraordinarias en diferentes ámbitos.

¿Cuál es tu relación con ellos?

Están colaborando con el documental que tenemos entre manos, en hacerlo posible. Colaboran en hacer realidad el objetivo: “No más pateras, no más muertos en el mediterráneo, lo que hay que hacer es invertir en educación, dando los mismos derechos y oportunidades a todas las personas por igual”

 ¿Cuál es tu sueño?

Yo creo que ya estoy viviendo mi sueño, es lo que estoy haciendo ahora.

Y ¿Qué te quita el sueño?

(Ríe) Precisamente esto.

 

¡ Muchas gracias, Noemí ¡

 

Entrevista realizada por Omar Barón

Deja un comentario